Si usted desea pautar en nuestro Sitio Web www.paisadeportes.com, por favor haga clik aqui ó escribenos al email contacto@paisadeportes.com ...

En Jericó, Juan José es simplemente uno más !

Creado: 06 Diciembre 2017
Escrito por Clara Giraldo Agredo
"El Profe" Peláez disfruta de su estadía en el Suroeste.

Plaza de Jericó se encuentra un hombre alto, con gafas, con barba de hace unos 3 días y una gorra, podría ser uno más, uno más de los turistas que desde que canonizaron a la Madre Laura, van tanto al municipio del suroeste antioqueño.Ese hombre que conversa con los residentes del pueblo tiene otro ritmo de vida en la ciudad, su profesión lo ha llevado a conocer más de 45 países, a ser querido y odiado, aplaudido, admirado pero insultado y reprochado, algunas veces. Le dicen “Cabezón”, “Profe”, “Peláez”, o simplemente Juan José, sí, ese hombre que ha dirigido a Nacional, Medellín, Junior, Santa Fe, Bolívar, entre otros.

Cualquier desprevenido diría que Juan José es un hombre con muchos compromisos, que lleva un ritmo de vida acelerado, otros se dejaran llevar por su figura alta, erguida, de pasos firmes y largos, con rostro serio y siempre de anteojos para decir que es callado, antipático o pragmático, pero lejos están de conocer a un hombre extremadamente sensible, que disfruta las cosas básicas y simples de la vida, él prefiere estar en su finca en Jericó que viajar a Europa, prefiere estar sentado en la tranquilidad que da la plaza del pueblo, que siendo asediado por hinchas. Sin duda son muchos los momentos difíciles que ha tenido que vivir por su profesión, solo por nombrar el vil asesinato de Andrés Escobar mientras él era el D.T. de Atlético Nacional, equipo que en ese mismo 1994 saldría campeón ante el Independiente Medellín con gol de Juan Pablo Ángel a pase de Víctor Aristizabal. Con aquel titulo el “Profe” cerró un año complicado no solo en su vida profesional sino también en la personal, esa vida que cuida tanto para que siga siendo privada.

Pero en los momentos difíciles es que se conoce el valor y la valentía de las personas, es de esos momentos de dónde siempre ha salido victorioso el “Profe”, en 1995 llevó a Nacional a jugar la segunda final de Copa Libertadores, el campeón fue Gremio, dirigido en ese entonces por Luis Felipe Scolari, DT campeón del Mundo con Brasil. Si algo se encuentra en las palabras y en las acciones de él es un modo de ver la vida, es positivo, se preocupa más por cómo están quienes lo rodean que por los resultados que estos den, es un convencido que la persona está por encima que cualquier profesión y que si ellas están bien en su interior, los resultados deportivos, profesionales y personales mejoraran.

Se podrían citar varios ejemplos para demostrar que el “Profe” es especialista en darle confianza a las personas, sabiendo de antemano que a quien se les entrega ese voto de credibilidad van a responder con mayor entrega, compromiso, profesionalismo y lealtad; sino que lo digan Jackson Martínez o Aquivaldo Mosquera, ellos por nombrar a dos personajes reconocidos; pero sería interminable la lista de quienes tienen algo que agradecerle al “Profe” Peláez. Sigue siendo deportista, regularmente juega fútbol con sus amigos, parte de los que en algún momento denominaron como “la rosca paisa”, y es que sí, su profesión lo ha llevado a compartir con los personajes más respetados del deporte; como entre sus compañeros de equipo hay varios técnicos, es fácil preguntarse cuál dirige y la respuesta es aún más sencilla, ¡Ninguno!.

Pese a sus éxitos y reconocimiento no cree en la fama, sobretodo porque esta lleva a la gente a pensar que siempre tiene un gran plan, que su vida pasa entre fiestas, mujeres y compañía constante, pero lejos de eso vive Peláez, cuando no se va para la finca muchas veces se queda solo en su casa, aprovecha para meditar y ver películas, como cualquier otra persona tiene momentos de aburrición y soledad, a veces no encuentra compañía para ir a cine o con quien conversar un rato. Atrás queda su finca en Jericó, la plaza del pueblo y su “anonimato”, porque en realidad todos lo conocen, pero allá es Juan José el de la finca, el hijo de la señora Naranjo, el que tiene varios perros y se preocupa por ellos, el que está pendiente de sus vacas y sembrados, el que donó parte del terreno de su finca para hacer una escuela veredal, allá es donde puede meditar y disfrutar de sus mayores pasiones, esas que comparte con muy pocos y eso si que están a la par de su amor por el fútbol.

Por cuatro años tuvo compromisos con Caracol Radio, comentaba todos los partidos de los equipos antioqueños, cuando eran de visitante se “doblaban” desde la sala de juntas de la sede de Caracol Medellín. Mientras eran locales iba al estadio a todos los partidos den la cabina 24 en la silla de la mitad y al lado de Lucho Escobar, narrador deportivo y presentador de Hora 13 Noticias, se sentaba para vivir el fútbol de otra manera, podría afirmarse que lo sufría de otra manera, él es y será un doliente del fútbol colombiano, de los jugadores y técnicos, por eso y más la experiencia que le dan los años tiene la autoridad para decirle a los oyentes y televidentes sus opiniones. El cariño y admiración de la gente es imposible de negar, como en todo habrá quienes no lo quieran, pero en general quienes se lo cruzan lo saludan, algunos le piden una foto, otros le comparten sus opiniones del equipo de turno, algunos le hacen preguntas, y es que después de ser técnico en varias ocasiones de Nacional y Medellín, (es el DT que más clásicos paisas ha dirigido), es de los que puede decir que no tiene problemas con los aficionados de uno ni el otro, ambas hinchadas lo admiran, quieren y respetan, tal vez, porque él siempre es respetuoso del público, de las pasiones, de los sentimientos y del rival.

Será casi imposible que el “profe” hable mal de alguien, es de esas personas que si no tiene nada bueno para decir de otra mejor se queda callado, es un estilo de vida, una decisión de vida, el ver lo bueno y no lo malo, buscar siempre el lado positivo. Sin embargo, es honesto, sincero y directo, si tiene algo que decir lo hará de frente y de buena manera. A veces cuesta verlo sonreír, pero es solo una distracción porque en realidad tiene un gran sentido del humor, es inteligente y sabe en qué momento hacer un chiste o un comentario que distensione el ambiente. Prefiere el pescado y el pollo que la carne roja, le gusta más el jugo que la gaseosa, cuida su alimentación, pero le encantan las empanadas y como un niño no se resiste a un postre, desde que se separó vive solo y es común que de camino a su casa pare a comprar comida, sabe cocinar aunque puede intuirse que no es lo que más disfrute, él dice que hace sopitas, pero de esas de paquete.

Sofía es su hija, una joven de 19 años que es el motor de su vida, y es que en realidad suena redundante, pero ella es quien saca el lado más tierno, protector y amoroso de él, comparte el gusto por los animales, la vida en el campo y la comida. De hecho fue “Sofí” la que lo convenció de volver a dirigir estando en Madrid durante una gira de la Selección Colombia, en la habitación del hotel, ella lo cuestionó y puso a pensar para asumir como técnico del Deportivo Independiente Medellín, después de casi una década él asumió y volvió a un banco técnico.

No hay un tema vetado para él, a cualquiera le tiene respuesta, es un hombre que se preocupa por estar informado y tranquilamente pasa de hablar de fútbol a hacerlo de política, un tema del que investiga y lee bastante es la metafísica, pero habla también de ecología, de la economía pasa a la historia, así es él, buen conversador, humano, tranquilo, paciente, amigo de sus amigos, leal, generoso; ¡uno más! pero que se diferencia por sus cualidades humanas más que por la fama que tiene y en la que poco cree.


JUX Social Tabs - модуль joomla Новости

¿Desaea pautar en nuetro Sitio Web www.paisadeportes.com?

contacto@paisadeportes.com

300 7783011









** campos obligatorios